Follow by Email

domingo, 25 de septiembre de 2016

OCT ESTEPONA III


Degeneración macular relacionada con la edad ¿Corre riesgo de tener degeneración macular?
La degeneración macular es una enfermedad común de la vista que está asociada con el envejecimiento. Este trastorno de la vista destruye la visión central y el detalle de las imágenes. La visión central hace falta para ver con claridad y para realizar tareas diarias como por ejemplo leer y conducir. En algunas personas la degeneración macular relacionada con la edad progresa tan lento que no les afecta mucho la vista al envejecer. En otras personas la enfermedad progresa más rápido y puede causar pérdida de visión en uno o ambos ojos.

La retina es un tejido delgado como un papel que recubre el fondo del ojo y envía señales visuales al cerebro. En el centro de la retina se encuentra una zona pequeña que se conoce como mácula. La mácula está compuesta por millones de células sensibles a la luz que ayudan a crear la visión central.

Hay dos tipos de degeneración macular relacionada con la edad:
Seca. El 90 por ciento de las personas con esta enfermedad tiene este tipo. Los científicos aún no saben qué causa esta forma de degeneración macular. Los estudios sugieren que hay una parte de la retina que se enferma y eso lleva a un deterioro lento de las células sensibles a la luz de la mácula y a la pérdida gradual de la visión central.
Húmeda. Aunque sólo el 10 por ciento de las personas con degeneración macular la tiene, este tipo lleva a la ceguera en el 90 por ciento de los casos. A medida que empeora la degeneración macular seca relacionada con la edad, es posible que broten vasos sanguíneos que causan la versión húmeda de la enfermedad. Estos nuevos vasos sanguíneos suelen ser muy frágiles y pierden sangre y líquido detrás de la mácula. Esto daña la mácula y puede causar pérdida de visión central en muy poco tiempo.
El factor de riesgo más importante es la edad. Aunque la degeneración macular relacionada con la edad puede presentarse en personas de mediana edad, los estudios indican que las personas mayores de 60 años corren mayor riesgo. Por ejemplo, un estudio halló que el riesgo para las personas de mediana edad es de alrededor del 2 por ciento mientras que para las personas mayores de 75 años el riesgo aumenta a casi el 30 por ciento.

Otros factores de riesgo de degeneración macular relacionada con la edad son:
Sexo: Las mujeres corren mayor riesgo que los hombres de tenerla.
Raza: Las personas de raza blanca tienen mayores probabilidades de perder la vista a causa de esta enfermedad que las de raza negra.
Fumar: Puede aumentar el riesgo.
Antecedentes familiares: Las personas con miembros de la familia de parentesco directo que tienen degeneración macular relacionada con la edad corren mayor riesgo de desarrollar la enfermedad
Ninguno de los dos tipos de degeneración macular (seca y húmeda) causa dolor. La señal más común del tipo seco es la visión borrosa. A medida que se deterioran las células de la mácula, se va perdiendo el detalle de lo que está adelante al mirar, como las caras de la gente o las letras de un libro. La visión borrosa suele mejorar cuando hay luz más brillante. Si la pérdida de las células sensibles a la luz es de mayor grado, es posible que aparezca un punto ciego pequeño (que va creciendo) en el centro del campo de visión.

El síntoma más común del tipo húmedo de la enfermedad es que las líneas rectas se ven onduladas. Esto se debe a que el líquido que pierden los vasos sanguíneos se acumula bajo la mácula y la eleva, distorsionando la vista.
También puede aparecer un punto ciego pequeño en el tipo húmedo de la degeneración macular relacionada con la edad, y esto causa pérdida de la visión central.
Si tiene más de 60 años de edad y ha tenido cambios en su visión central hace poco, es posible que sea señal de degeneración macular relacionada con la edad. Su oculista puede detectar la enfermedad mediante un examen de los ojos en el que se dilatan las pupilas. Cuando las pupilas están dilatadas, es más fácil ver el fondo del ojo. También puede hacer la prueba de Amsler, en la que se le pide que observe un diagrama que forma una cuadrícula. Si la visión central ha cambiado, las líneas se ven distorsionadas, lo cual es señal de degeneración macular relacionada con la edad.


Hoy en día no existe tratamiento para el tipo seco de la degeneración macular relacionada con la edad. Hay quienes sugieren que ciertas vitaminas y minerales pueden ayudar a disminuir el avance de la enfermedad, pero no se han realizado suficientes estudios de investigación para asegurar la utilidad de este tipo de tratamiento.
Algunos casos del tipo húmedo de la degeneración macular relacionada con la edad se pueden tratar con cirugía de rayos láser. Para el tratamiento se emplea un rayo de luz de alta intensidad que destruye los vasos sanguíneos. La cirugía con rayos láser es de corta duración y se realiza en un consultorio médico o en una clínica oftalmológica. Aunque la persona puede volver a su casa ese mismo día, debe regresar para exámenes de seguimiento.
Cúbrase un ojo y mire el punto en el centro del diagrama con el otro ojo. Si las líneas alrededor del punto se ven curvadas o distorsionadas, es importante que vea al oculista.

El diagrama de Amsler por sí solo no sirve como herramienta de diagnóstico. Por favor consulte al oculista.
El Instituto Nacional del Ojo financia una serie de estudios de investigación para conocer las causas y formas de mejorar el tratamiento de la degeneración macular relacionada con la edad. Por ejemplo, en el estudio sobre trastornos de la vista relacionados con la edad (Age-Related Eye Disease Study, AREDS) se está evaluando el proceso de envejecimiento en los ojos de miles de personas de edad avanzada para descubrir los signos tempranos de la degeneración macular. El mismo estudio también busca evaluar el papel de ciertas vitaminas y minerales en la prevención o disminución del avance de la degeneración macular.
 A su vez, otros científicos están tratando de conocer más sobre el funcionamiento de las células retinianas. Este conocimiento les permitirá algún día identificar la causa de la enfermedad y diseñar formas para prevenirla.

Aunque en la actualidad no hay tratamiento eficaz para el tipo seco de la degeneración macular, es muy importante que la persona que pasa a tener el tipo húmedo y necesita cirugía con rayos láser se haga la operación antes de que la enfermedad destruya la visión central. Por este motivo, si usted tiene el tipo seco de la degeneración macular relacionada con la edad o tiene 60 años de edad o más, debe hacerse un examen de los ojos con las pupilas dilatadas por lo menos una vez al año. También puede pedir al oculista un diagrama de Amsler para controlarse la vista en su casa.
 Para obtener más información sobre la degeneración macular relacionada con la edad póngase en contacto con nosotros. Disponemos del único tomógrafo de retina, que además nos diagnóstica el glaucoma.
La Tomografia de coherencia óptica o comúnmente conocida como OCT, es una técnica de diagnóstico, control y seguimiento, que nos permite el estudio de cortes histológicos de la retina “en vivo”.

La OCT es una prueba que no es molesta para el paciente, no requiere contacto con el ojo, es rápida y carece de efectos secundarios por lo que ha desbancado en la mayoría de los casos a otras pruebas diagnósticas como la AFG (Angiografía Fluorisceinica) que necesitan de la inyección de un colorante intravenoso. (AFG sigue siendo necesaria en algunas ocasiones).

La Tomografia de Coherencia Óptica (OCT) ha supuesto un gran avance en el estudio del polo posterior del ojo (mácula, retina y vítreo), siendo de gran utilidad en el diagnóstico y abordaje quirúrgico de las diferentes patologías de la retina.



Gracias a esta prueba podemos analizar la retina posterior, la mácula, la papila y las relaciones que tienen con el vítreo y la coroides; permitiendo al oftalmólogo hacer un seguimiento de las patologías vitreoretinianas, de la mácula, del glaucoma y de las enfermedades del nervio óptico.

Hoy, no hay glaucoma cierto sin CFNR alterada, gracias a esta prueba.

OFTALMÓLOGO ESTEPONA



ACERTADOS CONSEJOS



Las revisiones oculares, clave para la salud visual de los niños

 

Si el cuidado de los ojos es crucial a lo largo de la vida, en la infancia cobra aún más importancia. Las revisiones oculares, anuales hasta los 8 años y hasta la mayoría de edad cada dos, son claves para la prevención.
Entre las consideraciones, fruto de la experiencia y conocimientos, figuran mensajes como la importancia del diagnóstico precoz para que sea más eficaz el tratamiento; la idea de que la visión que no se gana durante la infancia no se recupera posteriormente; o la estimación de que muchos niños que son calificados como malos estudiantes, cuando en realidad tienen un problema en su vista.


El desarrollo integral del niño depende en gran parte de la correcta evolución de su visión. El proceso de maduración visual se inicia en el nacimiento y tiene su máxima expresión a los cuatro años de edad y después decrece paulatinamente hasta los 8/9 años, aproximadamente.
Tanto al final como al inicio del curso escolar son momentos muy buenos para realizar una exploración oftalmológica completa y asegurarnos así un buen rendimiento del niño durante el año escolar.
La primera exploración oftalmológica del niño corresponde tanto al neonatólogo pediatra como al oftalmólogo para detectar posibles anomalías estructurales oculares congénitas u otras patologías como la retinopatía de prematuridad.


Actualmente existe un consenso de que entre el año y los dos años de vida es conveniente realizar un examen ocular completo por parte del especialista para poder evaluar el segmento anterior y posterior del globo ocular, detectar posibles defectos de refracción y valorar el estado de la motilidad ocular para descartar la presencia de estrabismo.
La cadencia de los posteriores controles oculares depende de los hallazgos de esta primera exploración y, posteriormente, a pesar de que no haya patología ocular y sintomatología aparente, es conveniente realizar controles anuales hasta los 7/8 años, periodo en el que finaliza el aprendizaje visual.
Entre las principales patologías que vemos normalmente en la consulta pediátrica podemos destacar los defectos de refracción, ya sea hipermetropía, miopía o astigmatismo, anomalías estructurales oculares como el coma congénito, la catarata congénita y opacidades corneales y el estrabismo. Todas ellas constituyen causas que van a generar en mayor o menor grado un retraso en la maduración visual y por tanto ambliopía, también conocida como ojo vago y que afecta al 4 por ciento de los niños en edad escolar.


Debemos tener en cuanto que es muy importante que cuanto más precoz sea el diagnóstico más eficaz va a ser el tratamiento y mejor el pronóstico por tanto. La visión que no se gana durante la infancia no se va a recuperar posteriormente en la edad adulta.
Los principales signos y síntomas que nos deben llamar la atención son, por ejemplo, una pupila de color blanco; que el niño tenga tendencia a desviar o guiñar un ojo; inclinación de la cabeza para poder fijar la vista; movimientos rápidos y rítmicos de los ojos, lagrimeo y enrojecimiento ocular frecuente; molestia a la luz, lo que llamamos fotofobia; dificultad para el cálculo de las distancias; incapacidad para leer la pizarra y bajo rendimiento escolar.
Hay muchos niños que son tachados de malos estudiantes cuando en realidad la causa es un defecto de refracción mal corregido.


A partir de esa edad, aunque no haya patología ocular ni sintomatología evidente, debemos realizar controles oftalmológicos bianuales hasta la mayoría de edad, donde ya es posible analizar otras alternativas en caso de dependencia de corrección óptica, como puede ser la cirugía refractiva.  

Son todos, acertados consejos, fruto de la experiencia. Los ojos de nuestros hijos los confiamos al médico oftalmólogo, quien nos dirá lo que corresponda hacer, no la gafa que tiene que llevar ( al igual que acudimos al pediatra y no a la farmacia ante un cuadro febril del niño de 3 años). Estamos obligados, pues vemos bastantes errores, a decir la verdad.

OFTALMÓLOGO ESTEPONA



domingo, 18 de septiembre de 2016

MÁS y MEJORES


El parche es innecesario para las abrasiones córneales.

El parche para las abrasiones corneales no mejora significativamente el tiempo de curación, el dolor, el uso de analgésicos, los síntomas, las tasas de complicaciones o efectos sobre las actividades de la vida diaria.

Chris HL Lim, MD, del Hospital Real de Melbourne en Australia evaluó los resultados entre los pacientes que recibieron un parche y los que no lo hicieron .  



Los investigadores consultaron las bases de datos , consultaron a las empresas sobre los resultados de los ensayos clínicos no publicados aún, las citaciones fueron consideradas en los informes revisados, revisaron las actas de congresos, y miraron a los informes publicados. La curación después de 24, 48 y 72 horas fue el resultado primario y las mediciones de dolor, calidad de vida, y los efectos adversos fueron los resultados secundarios.

Los revisores consideraron a 12 ensayos que representan a 1080 participantes de los Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Suiza y Brasil. Los ensayos variaron en la certeza de la evidencia.

En general, la evidencia de la mejora o la curación acelerada con parches en el ojo no era convincente. A las 24 horas, los pacientes que recibieron parches tenían menos probabilidades de ser curados que los pacientes con abrasión de la córnea que no reciben un parche (riesgo ratio [RR], 0,89; 95% intervalo de confianza [IC], 0,79 - 1,00) en siete ensayos con un total de 531 pacientes. La curación era aproximadamente igual con o sin un parche en 48 horas (RR, 0,97; IC del 95%, 0,91 - 1,02) para los seis ensayos que incluyeron 497 pacientes, y también sobre la misma a las 72 horas (RR, 1,01; IC del 95% , 0,97 - 1,05) para los cuatro ensayos con 430 participantes.



El tiempo de curación fue ligeramente mayor en los pacientes en cuyas abrasiones se usaron parchess, con una diferencia media de 0,14 días (IC del 95% 0-0.27 días más) de los pacientes sin parches, durante 6 ensayos con 642 pacientes.

Además, los índices de dolor fueron similares entre las personas con parches en los ojos y los que no. El dolor apareció con un riesgo mayor en el grupo tratado, pero los intervalos de confianza fueron muy amplios (RR, 1,51; IC del 95%, 0,86 - 2,65) en los dos ensayos que incluyeron 193 pacientes.

El uso de analgésicos, los síntomas (lagrimeo, sensibilidad a la luz, visión borrosa y sensación de cuerpo extraño), la tasa de complicaciones, y las actividades de la vida diaria fueron similares en los dos grupos. Las personas sin parches recibieron más cicloplégicos o antibióticos que las personas con parches.

Los autores concluyen que los "parches en el ojo no son útiles para el tratamiento de las abrasiones corneales simples, traumáticas." Sin embargo, señalan que la certeza de la evidencia es baja a moderada y la convocatoria de los estudios más focalizados y el examen de la eficacia de parches para grandes abrasiones corneales.



Aunque sea un trabajo con algún sesgo de error, somos conscientes del trauma que supone la oclusión del ojo para abrasiones superficiales. Nunca lo usamos y los beneficios siempre son más y mejores.

OFTALMÓLOGO ESTEPONA







viernes, 16 de septiembre de 2016

SE VE

Factores de riesgo de endoftalmitis después de cirugía de cataratas
Investigación sobre resultados visuales, bacteriología y tiempo de diagnóstico en grupos de riesgo de endoftalmitis después de cataratas.

La endoftalmitis postoperatoria puede anular toda mejoría esperada luego de la cirugía de cataratas. En los últimos estudios publicados, los factores de riesgo encontrados fueron el no uso de antibióticos intracamerales, comunicación con vítreo y la edad del paciente de 85 años. No fueron factores de riesgo el sexo, el material de lentes intraoculares y la ubicación de la incisión.

En el presente estudio se revisaron casos de endoftalmitis de las dos últimas publicaciones del Registro nacional de cataratas de Suecia, se investigaron la etiología bacteriana y los resultados visuales con relación a los factores de riesgo identificados, a fin de reducir la incidencia de esta complicación mediante una adecuada planificación de la cirugía de catarata y perfeccionamiento del protocolo profiláctico.



Revisión retrospectiva de casos de endoftalmitis postoperatoria y controles informados entre 2002 y 2010.

El Registro Nacional de Cataratas Sueco (RNC) contiene información sobre todos los casos de endoftalmitis luego de cirugía de cataratas y sobre esta base de datos se realizó la presente investigación.

Aunque las infecciones por bacterias como estreptococos y organismos Gram negativos tienen un mal resultado visual, pocos informes han sido publicados acerca de las complicaciones relativas a los resultados visuales de endoftalmitis después de cirugía de cataratas. En el presente estudio, se demostró que la presencia de otras patologías oculares, bacterias virulentas y cualquier otro riesgo de endoftalmitis estuvieron independientemente asociados con malos resultados visuales en un análisis multivariable.
No es sorprendente que la presencia de otras patologías como glaucoma, degeneración macular asociada con la edad, retinopatía diabética, etc. contribuyan a un empeoramiento de la visión una vez superada la infección. Un estudio francés encontró que la no ruptura intraopertoria de la capsula y pérdida del vítreo son determinantes para un buen pronóstico visual. Esto confirma el mal resultado visual de pacientes con comunicación con el vítreo, en general 83% de los pacientes afectados tuvieron una agudeza visual de 20/60.



El grupo de pacientes que no recibió antibióticos intracamerales, es el que sufrió mayor daño visual, lo que se explica por el alto número de infecciones.

La información recopilada demuestra que solo minimizando la población de riesgo, el índice de endoftalmitis bajaría a 0,025% o un caso cada 4000 cirugías. Asimismo, la adaptación del protocolo profiláctico en algunos de los subgrupos de riesgo podría limitar aún más la cantidad de infecciones. La medida más obvia en la que se debe insistir es en la aplicación de antibióticos intracamerales en las operaciones de cataratas.

La población de más edad puede limitarse simplemente adelantando la operación de cataratas, aunque la catarata no esté del todo formada. Esto también previene el desarrollo de pupilas pequeñas, cataratas densas y fibras zonulares sueltas, características asociadas con la comunicación con vítreo.
Con respecto a la posibilidad de ajustar la profilaxis con antibióticos en ciertos grupos de riesgo, podemos afirmar que entre los organismos causantes todos los enterococos son resistentes a la cefuroxima, como también lo son la mayoría de los estafilococos coagulasa negativos. Todos estos son susceptibles a vancomicina. Teniendo esto en cuenta, es interesante que el espectro de bacterias en comunicación con vítreo son en una gran proporción estreptococos que debieran ser erradicados por cefuroxima.



Al romperse la barrera de la capsula posterior, en compartimiento en el que el antibiótico debe actuar se expande, su potencia puede verse “diluida” y quizás, cefuroxima con su actividad que depende del tiempo, podría no ser suficiente en las dosis efectivas utilizadas. Una opción podría ser aumentar la dosis, pero no hay estudios con respecto a la seguridad de dicho ajuste.  Asimismo, cuando el vítreo penetra en la incisión muy probablemente haya infección y las bacterias que ingresan pueden actuar una vez que el efecto del antibiótico disminuya. Esto explica los casos de infección tardía, principalmente por estafilococos.

Con respecto al origen bacteriano de la endoftalitis en personas mayores, encontramos que los casos de infección gram negativa son prácticamente exclusivos de dicho grupo, aunque siguen siendo muy poco frecuentes.

En general, la causa más predominante de endoftalmitis son enterococos y S coagulasa negativo, bacterias que son resistentes a cefuroxima. La explicación es que las infecciones ocurren porque las cepas sensibles son exterminadas por la profilaxis y las resistentes quedan y proliferan. Sin embargo, nos oponemos a difundir la profilaxis con un antibiótico que sea indispensable para el tratamiento de infecciones por cepas multiresistentes. 

En Suecia, algunas clínicas utilizan moxifloxacina que tiene un espectro más amplio que cefuroxima, pero hasta el momento no se ha podido demostrar que exista alguna ventaja que haga a la profilaxis con moxifloxacina más eficaz. Existen estudios en curso por parte del Registro nacional de cataratas sueco que aportaran mayor información sobre el tema.




Las primeras medidas a tomar para reducir el índice de endoftalmitis es limitar el tamaño de los grupos de riesgo aplicando una profilaxis de antibiótico intracameral a cada uno de los pacientes y mediante la intervención temprana en el curso del desarrollo de cataratas. Algunos ajustes en el régimen de antibióticos intracamerales podrían ser útiles en ciertos grupos de riesgo.

La profilaxis con ciprofloxacino, 2 dias previas, y una meticulosa asepsia de superficie con povidona 10 y 5% es suficiente. Así lo hacemos y se ve.

OFTALMÓLOGO ESTEPONA


jueves, 15 de septiembre de 2016

LLEGARÁ !



Tratamiento con Células Madre para Discapacidades Visuales

Desde 2007, se han utilizado las células madre de Beike para tratar diferentes tipos de discapacidades visuales, tales como: Atrofia del Nervio Óptico (ONA), Hipoplasia del Nervio Óptico y Displasia Septo-Óptica, Neuropatía Óptica Hereditaria de Leber (LHON), Retinitis Pigmentosa (RP), Retinopatía de la Prematuridad y Retinopatía Diabética y otras condiciones del nervio óptico o la retina.

El objetivo del tratamiento es regenerar las células de la retina y del nervio óptico mediante el trasplante de células madre. Para ello, dependiendo de la discapacidad visual, las células madre se administran a través de via intravenosa, punción lumbar y/o inyección retrobulbar, con el fin de alcanzar mejor las áreas dañadas.



La terapia con células madre para condiciones del nervio óptico y de retina, puede ofrecer mejorías en agudeza visual, percepción de luz, cambo visual (escotoma) visión en color, nistagmus y estrabismo. Además, nuestra terapia con células madre puede retrasar la progresión de las condiciones de nervio óptico y retina.

Uno de los grandes anuncios que se han producido durante la celebración del meeting anual de la American Glaucoma Society (AGS) en Colorado, es que los científicos ven muy cerca la posibilidad de reparar las células del nervio óptico dañadas por el glaucoma, lo que mejoraría la visón de millones de pacientes.

El Dr. Jeffrey Goldberg, de la University of California, San Diego, revelaba durante este meeting los primeros resultados que su equipo de científicos había obtenido en los ensayos con un método revolucionario que usa proteínas que favorecen el crecimiento de las células nerviosas.



 “Creemos que haber encontrado un método que ofrece la oportunidad de sanar las células del nervio óptico antes de que mueran”. Según el investigador, en sus estudios están empleando células madre para regenerar las células ganglionares de la retina (CGR) dañadas por la patología, bien mediante el trasplante de células madre directamente en la retina del paciente para que generen nuevas CGR, o bien mediante el uso de estas células para producir las proteínas capaces de favorecer su crecimiento de las CGR y que reciben el nombre en ingles de “neurotrophic factors”.

 Los estudios llevados a cabo hasta ahora en animales muestran que las células pueden ser transplantadas de forma satisfactoria, pero sin embargo la reconexión de los axones sigue siendo un problema. Por eso los científicos han decidido dar un giro a la forma de atacar el problema y en los nuevos ensayos clínicos, tratan de ver cómo pueden regenerar esas conexiones mediante el implante de las células para generar las proteínas que ayuden al crecimiento de las CGR.



 En uno de esos estudios, los investigadores llevaron a cabo un ensayo con 11 pacientes que sufren neuropatía óptica isquémica anterior (NOIA), una patología que causa la pérdida súbita e indolora de la visión y que es relativamente frecuente entre los individuos de edad superior a los 50 años. Los pacientes fueron tratados mediante un implante de células para producir las proteínas anteriormente mencionadas en uno de los ojos y en el otro nada. Según los resultados del ensayo, los pacientes mostraron un aumento de su agudeza visual de 10 puntos en una tabla de Snellen, y mantuvieron estable su sensibilidad al contraste; mientras que en el ojo en el que no se llevó a cabo el implante, tanto la agudeza visual como el contraste se vieron reducidos.

 La esperanza de los investigadores es que este método pueda algún día ayudar a reemplazar o regenerar las neuronas dañadas, y restaurar el vínculo entre el cerebro y el ojo.



Es una ilusionante esperanza para tres centenares de pacientes en Estepona. Todavía queda mucho por andar, pero llegará.


OFTALMÓLOGO ESTEPONA


miércoles, 14 de septiembre de 2016

RETINA, al día



Las enfermedades degenerativas de la retina son la principal causa de pérdida de visión.

Jordi Monés, líder del congreso y director de la Barcelona Macula Foundation, han presentado las principales líneas del congreso sobre los retos y oportunidades de futuro para la restauración de la visión .


La restauración de ciertos tipos de ceguera será posible durante la próxima década. Los avances de la investigación proporcionan nuevas terapias que combinan la medicina regenerativa, la terapia génica, la fotónica y la nanotecnología, entre otros. Los nuevos tratamientos permitirán curar las enfermedades degenerativas de la retina, la principal causa de pérdida de visión.
“Iremos eliminando formas de ceguera, una a una”, asegura Jordi Monés, director de la Barcelona Macula Foundation, sobre algunas patologías que hasta ahora no tenían tratamiento y que ahora podremos empezar a controlar. Para aquellos pacientes que han sufrido un deterioro irreversible, la única solución para restaurar la visión será repoblar con células nuevas que se integren en este tejido atrófico. La terapia génica puede contribuir a la viabilidad de estos trasplantes, así como también a intentar evitar que las enfermedades lleguen a fases avanzadas.


La investigación aplicada, la colaboración multidisciplinar y la transferencia de las tecnologías son factores clave para asegurar un impacto real en la sociedad general, y en particular a los pacientes afectados para estas patologías. En el mundo hay 285 millones de personas con problemas de visión: 39 millones de personas son ciegas y 246 millones más tienen una visión baja, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El organismo internacional se ha propuesto eliminar las formas de ceguera que se podrán prevenir de cara al 2020.
La degeneración macular es el trastorno de ceguera más importante asociado a la edad y el envejecimiento del ojo, así como la causa principal de ceguera en el mundo occidental. 1 de cada 4 personas de más de 80 años sufrirá degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad que dificulta la lectura y la capacidad de reconocer caras. En España hay 300.000 personas afectadas. Los factores de riesgo están relacionados con la genética de cada persona, pero también intervienen otros factores que se pueden prevenir como el tabaquismo, la exposición excesiva a la luz solar, los malos hábitos alimentarios y el sobrepeso.


 La retinitis pigmentaria es la principal causa de ceguera total, degenerativa y hereditaria, que afecta 1 de cada 2.000 personas y es la principal responsable de la ceguera total. En España más de 15.000 personas tienen retinitis pigmentaria y hasta 60.000 personas son portadoras de mutaciones genéticas responsables de esta enfermedad. 
Estamos al día, tanto en diagnóstico como en medidas paliativas y control de dichas enfermedades.


OFTALMÓLOGO ESTEPONA

lunes, 12 de septiembre de 2016

DIABETES III



La ceguera debida a retinopatía diabética aumenta en todo el mundo.

La discapacidad visual debida a retinopatía diabética (RD) está aumentando en todo el mundo y esta enfermedad ocular del diabético es ahora la quinta causa más frecuente de ceguera, demuestra una nueva investigación.
Los hallazgos, de un metanálisis de todos los estudios poblacionales disponibles, que se efectuaron en todo el mundo de 1990 a 2012 para el estudio GBD (Estudio de morbilidad global de las enfermedades 2010), Fort Lauderdale/Davie, Florida. 


El número de personas con discapacidad visual a consecuencia de retinopatía diabética representa una proporción creciente de todos los casos de ceguera y discapacidad visual moderada a grave.
En total, los investigadores observaron que en 2010 la retinopatía diabética fue causa de uno de cada 39 casos de ceguera y de uno de cada 52 casos de discapacidad visual.
"Con la prevalencia alarmante de ceguera debida a diabetes, que ha aumentado más de dos tercios en los últimos 20 años, se debe abordar la epidemia global precipitada de la diabetes", dijo en una declaración de prensa el coautor, el Dr. Rupert R.A. Bourne, profesor y director asociado de la Unidad de Investigación de Visión Ocular, en la Universidad Anglia Ruskin, en Cambridge, Reino Unido.
En el Estudio de Morbilidad Global de las Enfermedades, la ceguera se definió como la presentación de una agudeza visual menor a 3/60 y la discapacidad visual moderada a grave se definió como agudeza visual menor de 6/18 pero mayor o igual a 3/60. Se recolectaron datos de 14 países en Australasia, Europa Central y Occidental, Norteamérica, el Caribe, Latinoamérica, Oceanía y Sudasia, Asia Oriental y Sudeste de Asia.


En 2010 en todo el mundo aproximadamente 32.4 millones de personas estaban ciegas y 191 millones de personas tenían discapacidad visual. De éstas, la retinopatía diabética fue causa de 833.690 casos de ceguera y 3,7 millones de discapacidad visual. De 1990 a 2010, el número de personas con ceguera provocada por retinopatía diabética aumentó alrededor del 27% y el número con discapacidad visual relacionada con retinopatía diabética en el 64%.
Por porcentajes, la retinopatía diabética produjo 2,6% de todos los casos de ceguera y 1,9% de toda la discapacidad visual en 2010, en comparación con 2,1% y 1,3%, respectivamente, en 1990. El porcentaje de ceguera causado por retinopatía diabética en 2010 fluctuó de menos de 2% en el sudeste de Asia y Oceanía a 5,5% o más en el sur de Latinoamérica.
En general, el porcentaje de ceguera y discapacidad visual atribuible a retinopatía diabética fue inferior en las regiones con bajos ingresos con poblaciones de personas de menor edad, como Asia Oriental y sudeste de Asia, y más alta en países del mundo con altos ingresos, con poblaciones mayores, como Norteamérica y Europa Occidental.
Un posible motivo es que las regiones con bajos ingresos pueden tener un mayor porcentaje de cataratas no tratadas o discapacidad visual relacionadas con errores de la refracción, lo que reduce la proporción atribuible a retinopatía diabética, señalan los autores. Asimismo, en regiones con acceso deficiente a los servicios médicos, las personas con diabetes pueden no vivir lo suficiente para presentar retinopatía diabética.


Además, "lamentablemente, la retinopatía diabética por lo general no produce ningún síntoma en las primeras fases" .
"Las personas con diagnóstico de diabetes deben ser evaluadas al menos una vez al año por un oftalmólogo que revise el fondo de ojo mediante dilatación, y éste debe asesorarlas en cuanto a su pronóstico", señaló. "Los pacientes deben colaborar estrechamente con su médico para determinar los mejores métodos para controlar sus concentraciones sanguíneas de glucosa", añadió.
En general, "es importante considerar que hay una mayor proporción de ceguera y discapacidad visual debidas a retinopatía diabética, y formular estrategias para evitar la retinopatía diabética y la pérdida subsiguiente de la función visual".


Tales estrategias comprenden lo siguiente:
·        * Desarrollar técnicas de detección de retinopatía diabética basadas en evidencia que sean rentables.
·         *Mejorar el control de los factores de riesgo sistémicos (como la glucosa y la presión arterial).
·         *Aumentar la educación en torno a la salud y la concientización del riesgo de pérdida visual relacionada con retinopatía diabética.
·         *Evitar y tratar la retinopatía diabética a través del uso expandido de tratamientos con láser, inyecciones de esteroides intravítreos y fármacos anti-VEGF (factor de crecimiento vascular endotelial).
·        * Reducir diferencias regionales en la detección y el tratamiento de la diabetes y la retinopatía diabética, los factores socioeconómicos y la infraestructura médica.


 OFTALMÓLOGO ESTEPONA